La estafa de agosto

La estafa de agosto

Siempre me ha parecido tremendo ver a alguien cometer el mismo error dos veces seguidas. Quizá cada siglo sí, pero no a los pocos meses. Si no fuera porque ya intuimos qué va a suceder en breve no les contaría nada sobre la estafa de agosto. La hemos sufrido abogados, procuradores y un 10-15 % de funcionarios de la Administración de Justicia (incluidos jueces, fiscales, Letrados y demás). Y no, no es una excusatio non petita, sino una simple explicación. Puede ser que pase en muchas más profesiones. Y en Colegios.

La estafa de agosto

Por Javier Beltrán-Domenech

Lo digo claramente: hemos sido estafados y este mes será recordado como un, otro, mes perdido para la Justicia. Trabajar en agosto, sin tener trabajo, nos está costando dinero, tiempo, salud y ganas que debíamos ahorrar. Sin afán de dividir, enfadar o crear polémica con el 85-90% del resto de funcionarios judiciales que han tomado vacaciones (pseudo forzadas), la declaración de hábil para actuaciones judiciales del 11 al 31 de agosto de 2020 nos hizo, en su día, cambiar cómo íbamos a afrontar este mes.

Pero había truco. La estafa de agosto.

Piensen en toda nuestra clase política (sí, esos a los que Ud. ha o no ha votado) y sepan que, tras la sequía de los meses anteriores, tenían que elegir: o contentamos a los funcionarios, que pobrecitos no podrán veranear (pese a estar millones de ellos de vacaciones, literalmente, desde mitad de marzo con sueldo íntegro), o contentamos a los abogados y procuradores, que pobrecitos no han podido facturar desde marzo a junio y están deseosos de trabajar.

Un ser que estaba en la reunión, sin género determinado y sin sexo, se levantó de la mesa, se frotó el dedo índice por debajo y lados de la nariz, y dijo que, Eureka, había tenido una idea:

– Digamos a Abogacía y Procura que les damos agosto para trabajar, y pidamos a los funcionarios que, precisamente ese mes, cojan sus vacaciones completas para que no tramiten nada.

Ni uno sólo de ellos pensó en dotar de material y medios protectores, informatizar procesos para agilizar, dividir en tramos quiénes acudían a cada juzgado o Tribunal. La Justicia, pensaron, no hay quien la arregle. Tras salir de la reunión, todos y por separado fueron al baño sin sexo ni género y se lavaron las manos. Tras confirmar que sus nóminas estaban ingresadas, y que su legislatura aún distaba mucho de vencimiento, cancelaron actividades hasta mediados de septiembre. Con ello, evitarían ser molestados.

La estafa de agosto

Cuando a los abogados nos dijeron que agosto sería hábil, nos fastidió mucho pero nos repusimos: cancelamos o modificamos viajes, salidas y vacaciones (las cías. aéreas la verdad es que disuaden bastante); organizamos el despacho, hicimos turnos y pensamos que recibiríamos en nuestra bandeja de entrada asuntos judiciales que requerirían atención inmediata para que la rueda de la Justicia se moviera. Muchos nos preocupamos por los plazos procesales.

Craso error. Inmediatamente, y al volver el día 11 de agosto, una ceja elevada de simple dejadez observó vacía, o semi vacía, la bandeja de entrada de outlook. ¿Qué hicimos? Nada.

Por mucho que hayan leído en RRSS, los abogados, mucho menos los procuradores, no tenemos un anillo que nos gobierne a todos. Si así fuera, reclamaríamos el honor, la valía, la nobleza, la decencia y la responsabilidad de la profesión. Pero no. Somos la profesión, por definición, más desunida y solitaria del mundo. Como burros con orejeras y llenos de plazos, facturas, clientes y vida privada que conjugar, seguimos a la zanahoria para poder subsistir con nuestra profesión. Mientras los médicos se comunican logros, nosotros tapamos la sabiduría al contrario. Por eso, un 15% de la profesión demoniza y tiraniza al resto.

Los funcionarios de Justicia no nos quieren. Están agotados, limitados, sin medios y señalados como vagos crónicos por los justiciables, por lo que les da igual la fama. Les molestamos cuando abrimos la puerta y entramos en su juzgado preguntando por un expediente. Y tienen razón: ¿se imagina Ud en su trabajo siendo interrumpido cada 10 minutos por alguien que le pide “lo suyo”? Pues eso. Imagine yendo Ud a Hacienda y preguntando por su caso sin cita… La estafa de agosto.

La estafa de agosto
La estafa de agosto

Nadie nos ama, tampoco en la calle, hasta que el amor de sus vidas quieren dejarles en la calle, sin dinero, sin coche y sin hijos. Hasta que tienen que reclamar una deuda o tienen un problema de narices con alguien, ni nos miran. Para colmo, muchos profesionales siquiera cobran la consulta, ni los primeros gastos, y bajan sus honorarios hasta los tobillos para poder facturar algo. Como si nuestra sapiencia se regalase.

Claro que queríamos trabajar en agosto. Pero con todos los demás, no solos. Veníamos de meses de sequía. Nadie tiene ni idea de este colectivo. No, no tenemos desempleo; no tenemos seguridad social ni jubilación; no tenemos ayudas de ninguna clase ni tenemos más incapacidad laboral que estar en casa con gripe o con una pierna en alto, o acabada de dar a a luz, con el pc tecleando. Por eso, y por vocación verdadera, nunca ha sido un problema trabajar en vacaciones y, mucho menos, no es problema que un abogado trabaje este mes.

La estafa de agosto

Una pandemia, una alarma, un confinamiento, justo o injusto, legal o ilegal, es cosa seria pero… ¿qué hizo la Administración de Justicia desde marzo a junio, incluidos? NADA. ¿Preparó o diseñó planes sabiendo que podría volver el caos? NADA. ¿Ideó algún programa o aplicación para acelerar el trabajo de miles de funcionarios, letrados y procuradores, sin tener que acudir a las Sedes? NADA. ¿Puso a trabajar a toda máquina a los funcionarios, dotándolos de medios y posibilidades? NADA. ¿Qué ha hecho desde junio a agosto? NADA.

Seguimos exactamente igual que en febrero de 2020. ¡Cuántos expedientes que se podían haber archivado en estos meses; jueces, letrados y funcionarios instruidos y sustituidos por los de “plaza”, que se queden por lo menos dos años en una oficina judicial; Ah, si se hubieran creado claves de acceso a letrados y procuradores para acceder a estado de expedientes, mandamientos de pago y grabaciones de vistas sin molestar a funcionarios (el 70% de los casos); Ah, la de vistas telemáticas o no que se podían haber celebrado, pero fallaba el sistema; la de pleitos que podíamos haber transado y presentado al juzgado correspondiente, pero unos jueces sí iban y otros no; Ah, los mandamientos de pago firmados y transferidos a sus ganadores que muchos Letrados de la Administración sí han enviado ; La de autos, resoluciones y sentencias dictadas y notificadas que podrían haberse redactado y miles de recursos resueltos y notificados; demandas contra bancos, y otras, tramitadas en no más de tres meses, y no diez, con suerte; notificaciones y tablones; sentencias ejecutadas; casas devueltas a sus dueños; expedientes de familia resueltos con medidas… y no padres que se han quedado sin ver a sus hijos en sus quincenas!

Dicen que una pandemia aparece cada 100 años pero, sabiendo lo de hace meses… ¿va a ocurrir otra vez y… EN SERIO QUE NADIE TIENE UN PLAN para que la Justicia no se paralice?

Por Javier Beltrán-Domenech. La estafa de agosto. www.javierbeltran.org

La estafa de agosto
La estafa de agosto
Javier Beltrán-Domenech
¡Gracias por leernos! En 2020 cumplimos 25 años. Tras miles de asuntos judiciales a nuestras espaldas, sabemos que es imprescindible tener a su lado un buen abogado que le guíe por el complejo mundo judicial.

Deje su comentario

Your email address will not be published.

Compártalo en...

...o copie el enlace y péguelo donde quiera.

Copiar
CONTACT US
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars,
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
Thank You. We will contact you as soon as possible.
SOLICITE CITA PREVIA ONLINE
...o a través del teléfono 966 17 12 94
Enviando el formulario acepta nuestra LOPD.