Politicos sostenidos

Políticos sostenidos

Internet nos dio alas para crecer intelectualmente. Compartir ideas, comunicarnos y evolucionar en unidad casi real de tiempo. Pero el mal uso ha creado cientos de millones de descerebrados que, aprovechando el anonimato, se creen librepensadores desde su sillón o sofá. Políticos sostenidos.

Políticos sostenidos

Por Javier Beltrán-Domenech

Sin ningún tipo de estudio o conocimiento de la Historia, Cultura y demás, pero por inmediatez, por caer bien, estar en el grupo o por no querer ser disidentes, enarbolan con el símbolo del # “sostenido”, que llamaron “almohadilla”, luchas en Redes Sociales de las que no hemos leído ni oído nada, pero a las que damos, o no, un “Me gusta” sin pudor alguno.

Primero eran palabras bonitas como #Amor #Bonito #Feliz #Arte #Moda, pero muy pronto se pasó a poner el sostenido en cualquier lucha, batalla o guerra que singular o colectivamente era o no seguida por una secta ciega y febril de descerebrados en casa y en pijama. Y seguimos haciendo click en “Me gusta”.

Los Partidos Políticos, hace muchísimo, conocen que tales “pecados capitales” hay que azuzarlos para agitar a las masas en momentos concretos. Son Políticos sostenidos. ¿Recuerdan la peli “Malditos Bastardos”, de Tarantino, y lo importante que era aquella proyección en un cine al que invitarían al mismísimo Hitler? Pues sepan que un personaje de la peli era el temido, y enclenque, Paul Joseph Goebbels, que ocupó el cargo de ministro para la “Ilustración Pública y Propaganda” del Tercer Reich entre 1933 y 1945. ¿Saben a qué se dedicaba este tipo?

Pues desde 1926 vio claro que la propaganda era la mejor herramienta de promoción del partido y su programa y, en 1933, después de que los nazis subieran al poder, su Ministerio de Propaganda se apoderó rápidamente de la supervisión de los medios de comunicación, las artes y la información, especialmente lo más novedoso (radio y el cine) con fines propagandísticos. Se centró en la infancia y adolescencia, especialmente. Su lema: una mentira repetida hasta la extenuación acaba por transformarse en una verdad incuestionable. Y el que no lo aceptaba, ya saben: repudiado inmediatamente y, en aquella época, posiblemente desapareciera.

Todo comienza, el lavado de cerebro, antes de las elecciones. Ves extrañado cómo los nombres de los que te gustan, en el partido que te gusta y cuyas ideales seguías, NO van en la lista de elegibles, y que los elegidos por el Partido son seres sin práctica o formación conocida. Pero los votas cerrando los ojos por no votar a los otros.

Políticos sostenidos

La gran marea humana de sostenidos decide, siempre, dividir aún más el voto en más partidos vencedores. No hay motivo. Se quitan unos a otros, se pegan codazos y llegan a acuerdos estresantes y extraños para los demás. Para mantener la mentira, y seguir con una clara huida hacia adelante, el Gobierno de turno llega cada vez con más trucos, pero con menos ideas; cambia los nombres de los Ministerios, de forma rimbombante, cambia los colchones y te lo cuenta en un libro para jactarse, tipo estrella del rock, y multiplica o mutila el aparato de los que acataban o fingían acatar la “verdad” anterior. Enarbola, eso siempre, una idea repetitiva con el fin de hacerla un mantra y se eleva por el resto de sus propios compañeros de partido que, cuando le pellizcan, son repudiados.

Mientras, y para pagar esos sueldos de trabajos inútiles y esos delirios de grandeza, se resta desde siempre inversión a nuestros mejores médicos, enfermeros, hospitales, investigadores e informáticos, que se van de España por no tener medios ni trabajo.

Lo peor sucede cuando, ya en el poder, los políticos de turno escalan, de golpe, más arriba del tercer nivel de la pirámide de Maslow y, teniendo cubiertas sus necesidades básicas, deciden retroalimentarse, vivir al día y no aprovisionar inteligencia, ética ni recursos. Por no afrontar problemas reales de los que no tenían ni la más pajolera idea cuando llegaron (Justicia, Economía, Distribución de Riqueza, Turismo, Educación, Defensa, Agricultura, Comercio, Industria) comienzan a gastar el poco dinero ahorrado en un falso “Bienestar Social” e iluminarse y debatir, sin ideas previas, cuestiones sobre la Historia y la Cultura de los últimos 500 años.

Políticos sostenidos

Cómo y qué idioma o dialecto hablar en cada comunidad, cómo pronunciar las palabras para no herir a nadie y contar la Historia, que es objetiva por definición, de forma subjetiva; introducir palabras y palabros que no discriminen pese a la vergüenza nacional de los miembros y las miembras. Todos los grupos políticos se inventaron el género, que no el sexo, y crearon ministerios para iniciar debates interminables sobre cuestiones que ya no interesaban a nadie. Mediante el “divide y vencerás”, modelaron en los últimos años, cediendo y cediendo competencias, naciones diferentes para poder cambiar mejor el pasado. Los borregos, como dos, tres o cinco equipos de fútbol enzarzados en una liga, nos divertimos en darle más caña al tema en vez de unirnos y seguimos los “sostenidos” sin siquiera saber qué hacíamos.

Lo notamos en la TV (identidad de noticias en prácticamente las cuatro-cinco cadenas más vistas) y en muchos contertulios que braman en arameo. Recordarán que el que no era Juana, o no era amigo de Greta, o no creía en un cambio climático, ni quería volver a casa sola y borracha, era un infame por orden y gracia del Partido de turno.

Políticos sostenidos

Y hete aquí que, en esa lucha de ego vergonzoso y de exposición de las gilipolladas pseudo-intelectuales más retorcidas que se pudiera pensar, con descuido de las cosas importantes, llega el manotazo de una pandemia (avisada por Bill Gates hace 5 años y por muchos tipos inteligentes, y por escrito, desde enero de 2020 en España) y, para estirar hasta el #8M el pago de peajes del Ministerio de Igualdad (vale la pena vean su historia aquí), dejan que la gran manta del virus triplique los daños que, sin duda, iba a causarnos, poniéndose guantes morados para tocar la pancarta.

De pronto, dejan de lado todas las gilipolladas políticas y se sientan para organizar un mando único. En pocas horas, se dan cuenta que NO SABEN QUÉ TIENEN QUE HACER. Y comienzan los Reales Decretos que, como los test chinos, son “fallutos”.

Esto no es político, es de ineptos sin color ni tinte. El problema no es que la Pandemia hubiera podido impedirse, que no. El problema es que cuando ha llegado nuestros gobernantes estaban en un orgía de sostenidos, de brillos y fotos, de aviones privados, de manifas inútiles, de problemas ficticios, de venganzas históricas y de plena autodestrucción de un país de personas que, lo hemos demostrado siempre, valemos mucho más que ellos. Y ahora miran al cielo como corderos degollados y, descompuestos de miedo, nos piden #unión #lealtad #responsabilidad y #pensamientoúnico. Ahora nos exigen mediante otro sostenido que el infame y perseguido será el que nosequedaencasa, sin saber si es legal, ilegal, justo o injusto. Sólo porque lo dice el sostenido. Sin más. Por-que-sí. ¿Es que nadie lo ve claro?

Políticos sostenidos

No puedes quedarte, como aquella canción de Celtas Cortos de 1993 “tranquilo, tranquilo majete en tu sillón”.

Se puede hacer algo y se puede recular. Ya no necesitamos políticos en listas ni medio millón de vividores con sueldos de vértigo (para no ser sobornables, nos dicen, como si no lo fueran). Necesitamos personas técnicas, de todos los sectores y profesiones, inteligentes, sin sostenidos ni almohadillas y equipos sin ideología, UNIDOS Y EXPERTOS, con estrategias definidas, SIN TINTE POLÍTICO y obediencia a partido alguno QUE NOS AYUDE a todos y en todos los niveles para evitar una posible crisis que, por el momento, tiene un alcance desconocido.

Javier Beltrán-Domenech es un abogado civilista confinado en su casa.

Ejerce, desde hace 25 años, en www.javierbeltranabogados.com

Javier Beltrán-Domenech
¡Gracias por leernos! En 2020 cumplimos 25 años. Tras miles de asuntos judiciales a nuestras espaldas, sabemos que es imprescindible tener a su lado un buen abogado que le guíe por el complejo mundo judicial. La Justicia no existe sin un buen abogado a su lado.

Deje su comentario

Your email address will not be published.

Compártalo en...

...o copie el enlace y péguelo donde quiera.

Copiar
CONTACT US
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars,
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
Thank You. We will contact you as soon as possible.
SOLICITE CITA PREVIA ONLINE
...o a través del teléfono 966 17 12 94
Enviando el formulario acepta nuestra LOPD.