Abogada con corbata

Abogados y corbatas

Por Javier Beltrán-Domenech.

Abogados y corbatas

“Se oyó una voz grave desde el Magistrado Ponente la Sala de la Audiencia Provincial:

Señor Procurador…no “guarda” Ud. Sala.

Ricardo, mi procurador de cabecera, me miró al cuello y rápidamente se inclinó al suyo para confirmar que no llevaba la corbata. Desesperado, la sacó de la maleta para anudarla en el acto.

Prosiguió el presidente con tono afable y conciliador:

Hágalo Ud. fuera de Sala, le damos un minuto.

Abogados y corbatas
Abogados y corbatas

Menos mal que el señalado sabía hacerse el nudo en menos que canta un gallo y entró impecable y togado en la Sala.Así se las gastaban hace no muchos años con la compostura y la ropa en la Audiencia Provincial.

El incidente, que comentamos en cada ocasión posible, comida o café con un nuevo leptón jurídico que sonríe descosido, es un clásico. Pero clásico por lo antiguo, ya que los tiempos han cambiado una barbaridad y de los zapatos negros, camisa blanca, toga negra y birrete estatuidos hemos pasado a verdaderos camaleones judiciales que, en mi opinión, deslucen mucho la idea de rectitud y rigidez de la Justicia. He llegado a ver entrar a Sala a un compañero con pantalones cortos y sandalias… y no por esto fue luego peor abogado…pero, no sé, como que quita algo de imagen.

Por esto, lo primero que hacen en empresas de gente muy joven, o “de internet”, es prohibir la corbata como medio de “quitar rigor” al trabajo. También lo hacen algunos políticos para acercarse a las masas.

No estoy de acuerdo con “prohibirla”. La corbata mola, y mola mucho si la sabes llevar. Sobre todo en invierno y en los meses que tienen la letra “r”. Si además sabes hacerte el medio Windsor, mola mucho más.

Y su historia también es intensa porque la corbata, gracias a wikipedia siempre, es un complemento de la camisa, por lo general de uso masculino, y su uso real es cubrir los botones de la camisa (sí, no es broma) Su nombre viene del italiano, cravatta, derivado de “croata” (en 1660 los jinetes del ejército croata usaban pañuelos de colores al cuello) Durante la revolución francesa, la corbata se volvió un verdadero status y adquirió valor político: el revolucionario la llevaba negra, mientras el contrarrevolucionario blanca. La corbata moderna existe, en su forma actual, desde 1924, ya que Mr. Langsdorf encontró una manera de cortar la corbata en tres piezas, con el menor desperdicio posible de tela, y la solución fue trazar un ángulo de 45 grados en la trayectoria del dibujo. Se forró con la patente, supongo.

¿Y por qué hablo yo hoy de corbatas? Pues por justificarme en no usarla a veces, supongo. Llega el verano y la corbata, que técnicamente cierra la camisa por el cuello,  supone un incremento de unos 2 grados más de temperatura al cuerpo del encorbatado. Si le sumamos la chaqueta, y luego la toga, para “guardar Sala”…el pobre letrado, en los meses que no llevan “r” y deseando llegue Agosto (no para no trabajar, sino para que no le notifiquen) puede morir o sufrir severamente de calor que hagan de su speech final un entramado demoníaco. Intencionadamente, digo letrado en sentido masculino, porque la letrada, con su vestido de ligero lino alado y sus sandalias no sólo anda fresquísima, sino que “guarda Sala” en la misma condición y sin discriminación alguna tras el correr de los tiempos y sentencias a favor de no llevar corbata. Eso sí, cuando ponen el aire acondicionado las pobres las pasan canutas y nosotros, encorsetados, no.

Me permitirán la licencia, pero con el calor que hace hasta a mí me gustaría llevar los hombros, la espalda y las piernas al aire por el Juzgado… pero uno aún es muy pudoroso y no goza del dolor del runer que suele depilarse por completo (sí, también los he visto ir con zapatillas de deporte a un juicio…)

Abogados y corbatas

Esto parece un post de moda, pero para esto ya está Nuria en https://lascarries.wordpress.com/ Y es que los hombres somos muy-tontos a veces, creyendo que morir de calor es ser más estoico. Y no lo es. En una sociedad igualitaria para acudir a un juicio no nos copiamos de cómo visten las mujeres. Seguimos sin usar el lino, el algodón fino, y muchos letrados usan los mismos zapatos en invierno que en verano (¿se imaginan unos oxford negros cerrados con cordones a 40 grados el asfalto…?) el mismo traje de lana en invierno que en verano…todo por no ser coquetos. Quizá nos hayan educado para sufrir. Pues bravo por ellos, qué estoicos, qué espartanos…pero…qué calor hace en Alicante de Junio a Septiembre, por Dios!!!

😉

Javier BELTRÁN DOMENECH

www.javierbeltranabogados.com

Javier Beltrán-Domenech
¡Gracias por leernos! En 2020 cumplimos 25 años. Tras miles de asuntos judiciales a nuestras espaldas, sabemos que es imprescindible tener a su lado un buen abogado que le guíe por el complejo mundo judicial.

Deje su comentario

Your email address will not be published.

Compártalo en...

...o copie el enlace y péguelo donde quiera.

Copiar
CONTACT US
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars,
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
Thank You. We will contact you as soon as possible.
SOLICITE CITA PREVIA ONLINE
...o a través del teléfono 966 17 12 94
Enviando el formulario acepta nuestra LOPD.