Pensión masculina

En 2017 (estadística más recientes) hubo más de 100 mil procesos de nulidad, divorcio y separación en España (un 1,2% más que en 2016) y la duración media de los matrimonios se ha establecido estadísticamente en 16 años y medio. Pensión masculina

Pensión masculina

Por Javier Beltrán-Domenech

Los divorcios representaron el 95,7% del total de los procesos, las separaciones el 4,2% y las nulidades el 0,1% restante. El 77,2% de los divorcios fueron de mutuo acuerdo y el 22,8% restante contenciosos. En el caso de las separaciones, el 83,8% lo fueron de mutuo acuerdo y el 16,2% contenciosas. Las demandas fueron presentadas en un 66,5% de los casos por ambos cónyuges, en el 21,7% por la esposa y en el 11,8% por el esposo.

Si bien no es objeto de este artículo, la custodia compartida de los hijos fue otorgada sólo en el 30,2% de los casos y otorgada a la madre en el 65 % de los casos; sólo en el 4,4% de los procesos la custodia la obtuvo el padre y en el 0,4% se otorgó a otras instituciones o familiares.

Pero, y este sí es el motivo de este artículo por motivos que voy a explicar, lo que más llama la atención de tales datos, que reúne y tritura el INE anualmente, es la absoluta distinción, no sé si objetiva o subjetiva, que sobrelleva el hombre cuando, si bien sólo en el 9,9% de las separaciones y divorcios se fijó una pensión compensatoria para uno de los cónyuges, de esos 10.000 casos, en el 92 % fue el esposo el obligado al pago.

Pensión masculina

Por la importancia que tiene, y su duración en el tiempo, establecer una pensión compensatoria de uno para otro cónyuge en el divorcio o separación (salvo que sea de mutuo acuerdo) no es automático y precisa, por tanto, de ciertos requisitos.

El Código Civil establece que “el cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, tendrá derecho a una compensación que podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en el convenio regulador o en la sentencia.

Materias que deberían enseñar en la escuela
Pensión masculina

Lógicamente, repito que fuera de los casos de mutuo acuerdo, en un contencioso el juez la estima en sentencia teniendo en cuenta circunstancias y datos objetivos y subjetivos: los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges, edad y el estado de salud, cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo, dedicación pasada y futura a la familia, colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge, duración del matrimonio y de la convivencia conyugal, pérdida eventual de un derecho de pensión, caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge y, como siempre, “cualquier otra circunstancia relevante.”

Podríamos hablar, días y semanas, meses y años, sobre el sexo de los ángeles, de la historia de la Humanidad, de la idea de justicia o injusticia, buena o mala según quién la reciba, de que uno pague a otro de forma indefinida un “sueldo” y de si es merecido, si no lo es, si hubo otro u otra en la relación, si la edad moderna implica que todo el mundo tenga acceso al trabajo, si con esa pensión luego no se puede volver a casar, o no quiere trabajar. Y también podríamos hablar de la vergüenza que suele dar al que la pide, más cuando es un hombre (cuestiones morales y sociales)

Que un divorcio menoscaba o rompe la economía familiar no hay duda alguna. Hay casos evidentes (matrimonio de 30 años o más de duración, hombre-mujer de 65 con ingresos de 1500 euros mensuales que se divorcia de una mujer-hombre que o bien nunca ha trabajado o no tiene ingresos) en los que no imponerla (750 para cada uno) sería la “muerte en vida” de la mujer-hombre, pero imponerla también lo es. Y hay otros casos en los que debe “lucharse” (matrimonio de 10 años de duración en los que uno de ellos, por ejemplo 45 años, ha renunciado a crecer personal y profesionalmente por seguir al otro, ayudando de forma precisa y necesaria, sin sueldo o contrato, a crecer empresarialmente) ya que cuando el amor desaparece nadie se acuerda de con quién se casó o qué hicieron juntos.

Tras una disminución de solicitudes de los últimos años, pues sistemáticamente es rechazada por los Juzgados y Tribunales para no generar aún más malestar a las partes, vuelve a tener auge en las consultas en los Despachos de Abogados este tipo de pensión. Pero ahora la mayor parte de los clientes que nos consultan este tema (con mucho pudor y vergüenza por el qué dirán, todo hay que decirlo) son hombres.

Pensión masculina

Víctimas de una sociedad “castiza, española y cañí”, claramente caballeresca y protectora de la mujer, pero machista por el mismo motivo y al mismo tiempo, alocada con lograr a golpe de tambor una igualdad forzada, cueste lo que cueste y rompiendo las diferencias de sexo, sorprende cómo, en materia de Derecho de Familia, el propio Sistema les hace derivar y serpentear la conversación antes de preguntar abiertamente si pueden pedir una “pensión masculina” (sic) reconociendo sin mirar a los ojos que, durante su matrimonio, ha sido su mujer la que ha ganado el dinero, la que ha gestionado la empresa y “la que llevado los pantalones” (como ven los términos siguen siendo sexistas)

Si queremos que todo avance, que sea real que TODO avance. Y por ello las reflexiones que hago:

-¿No puede un hombre igual que una mujer haber dedicado su matrimonio a que su mujer crezca y suba profesionalmente?

-¿No puede pedir una pensión compensatoria un hombre, igual que una mujer, cuando cuenta con los requisitos legales, y morales, para hacerlo, y ésta se niega a darla?

-¿Desmerece socialmente que la pida y, con cargo a una cultura absolutamente antigua, se le considera un “rufián” mientras que a ella se la considera una “pobre mujer”?

-¿Por qué se considera aún en 2019 que “el hombre debe trabajar y ganar dinero y la mujer cuidar de la casa y de los hijos?

Pensión masculina.

La estadística que les he dado es objetiva y, además de los números, les cuento yo por experiencia en www.javierbeltranabogados.com www.divorcios-alicante.es y www.herencias-alicante.es ,  que así están las cosas en los Juzgados: un hombre que pide pensión compensatoria, cuando entra en sala y se siente en la silla para ser interrogado, es considerado un “desgraciado” y todos los cooperadores (jueces, fiscales, abogados contrarios, funcionarios y público que asiste) sienten vergüenza ajena. Se lo digo yo que he llevado casos a favor y en contra y he escuchado comentarios que harían que la Sra. Justicia se levantara de dondequiera se haya sentado para tomarse un respiro.

Javier Beltrán-Domenech

Javier Beltrán-Domenech
¡Gracias por leernos! En 2020 cumplimos 25 años. Tras miles de asuntos judiciales a nuestras espaldas, sabemos que es imprescindible tener a su lado un buen abogado que le guíe por el complejo mundo judicial. La Justicia no existe sin un buen abogado a su lado.

Deje su comentario

Your email address will not be published.

Compártalo en...

...o copie el enlace y péguelo donde quiera.

Copiar
CONTACT US
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars,
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
Thank You. We will contact you as soon as possible.
SOLICITE CITA PREVIA ONLINE
...o a través del teléfono 966 17 12 94
Enviando el formulario acepta nuestra LOPD.