La apisonadora

Los que nos dedicamos a “ésto del Derecho y los Juzgados” llamamos La Apisonadora a la “Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género” que desde hace muchos años, demasiados ya, hierve en nuestros Juzgados y Tribunales y cuya efectividad de prevención es más que dudosa.

La apisonadora

Por Javier Beltrán.

Tal y como están las cosas, en las que decir o hacer algo que no sea lo “común o admitido por la masa mayoritaria” te hace un “extremista”, ni un solo partido político se atreve, por motivos obvios de ganarse-mantener el voto, a modificar el texto y dejar de juzgar a un “hombre” por el hecho de ser de género masculino. La Ley de Violencia de Género fue una promesa electoral socialista, concretamente del ínclito Rodríguez Zapatero pero, pese a oponerse durante la tramitación, el Partido Popular votó a favor en el Congreso. Sí, son los políticos que Ud vota, no los jueces, ni fiscales, ni abogados, los que las crean. Y así nos va. A ver ahora cómo la derogan, modifican o cambian.

Este post no trata sobre denuncias falsas (que ya les contaría yo lo que son realmente) ni de la gravedad de las penas, sino de la injusta y grave automaticidad de la propia Ley en casos que claramente no son violencia de género ni contra la mujer. Debo diferenciar, firmemente, los comunmente llamados temas penales (delitos) de los civiles (separaciones, divorcios y medidas de custodia) Es obvio que la víctima de un delito debe ser inmediatamente protegida y aislada del agresor.

Pero…¿y cuando el “delito” por el que se acusa al hombre es relatado sin más prueba que la declaración de la denunciante, referido a hechos no físicos, sino psicológicos, ocurridos además hace varios años, y en el seno de un proceso de divorcio o separación de máxima disputa? Pues de esto va este escrito.

El simple “aviso de su uso” por la mujer a su pareja, ya sea yendo a Comisaría o la llamada al 016 causa ya un efecto inmediato: la sombra de esta Ley sirve como coacción y decanta a favor de quien la alega muchos acuerdos que se firman. Los abogados, conocedores del peso irracional de los rodillos, aconsejamos rápidamente a nuestros clientes-hombres que se marchen de casa ante la mas mínima confrontación o sospecha de denuncia que pueda motivarse por un estado de ánimo igualmente irracional. Aunque sea falsa, y ya me entienden… Una vez que la apisonadora “arranca”, como el propio vehículo de gigantescos rodillos, deshumaniza a sus operarios (policiales y judiciales) y aplasta cualquier signo de humanidad. Nada vuelve a crecer de forma lógica o razonable bajo su paso, y la reconciliación es ya imposible aunque las partes del litigio quieran en referencia a ellos mismos o a sus hijos y familia. Repito que hablo de meras discusiones, no de violencia o lesiones.

Cualquiera que esté en contacto con la extrema complejidad de las rupturas matrimoniales, los pleitos de divorcio y custodia de menores, sea lego o letrado, funcionario o no, conoce perfectamente hasta qué oscuro extremo la ley-apisonadora destroza, aplasta, disuelve y machaca cualquier posible relación, no ya afecto, que podía quedar entre las partes, y lleva al cero la posibilidad de reconducir a un acuerdo tales asuntos. La ley falla, y seguirá fallando,  porque no tiene en cuenta que la propia ruptura de la pareja, del entorno familiar, ya genera y es, per se, violenta.

Repito, pues es importante aislar de qué hablamos aquí, que la duda es cuando se trata de una discusión doméstica, simple o no, o cuando se está en proceso de separación o divorcio contencioso y se aplica el rodillo de la apisonadora ante una queja forzada. ¿Quién, de las fuerzas y cuerpos de seguridad, analiza el escenario de gravedad cuando localiza y llama al varón para que acuda a Comisaría y comenzar su detención porque-lo-dice-la-ley? ¿Cómo se analiza? ¿Ante quien se responde inmediatamente de dicha detención? ¿Porqué se le aisla toda la noche en un calabozo policial para ser puesto en libertad al día siguiente? ¿Porqué no funciona el juzgado de guardia “de noche” y la policía le lleva, tras ofrecerle tomarle declaración, ante un juez y un fiscal?

Precisamente, estas últimas semanas he asistido, absolutamente exasperado, a cómo se las gasta la apisonadora cuando, en un proceso “muy largo y muy contencioso” en un juzgado de familia, a mi cliente-hombre se le ha detenido y, “cumpliendo el protocolo de detención obligatoria” se le ultrajó verbalmente en Comisaría, ante mi protesta, dándole por culpable, y se le han impuesto posteriormente en el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer medidas “automáticas” de alejamiento de 500 metros de su ya ex pareja. Por supuesto, todo ello sin juicio, al que ya llegaremos demonizados ante el propio instructor, sino sólo con los lamentos de la denunciante (denunciada por mi cliente por una anterior denuncia falsa) que relataba docenas de hechos absolutamente subjetivos, ocurridos hacía dos años cuando convivían, para luego reír jocosamente (no es broma) al salir del Juzgado. (ACTUALIZACIÓN a MARZO DE 2019: mi cliente, tres años después de haber sido denunciado falsamente, ha sido absuelto con todos los pronunciamientos favorables. Ahí lo dejo)

La apisonadora de derechos
La apisonadora de derechos

En mi opinión, y vuelvo a dejar claro que todo crimen merece castigo, creo que tal ley deberá ser conocida en un futuro como inconstitucional, por ser sexista, por invertir la carga de la prueba y el principio de presunción de inocencia. El texto carga la culpabilidad a un género sobre otro y obliga a un hombre a demostrar su inocencia (si puede…) para no ser considerado culpable, cuando precisamente se le debiera considerar inocente hasta que no se probara su culpabilidad.

La apisonadora.

Las cuestiones de inconstitucionalidad a la Ley de Violencia de Género han sido numerosas (más de 200) y se han planteado por jueces, juezas, magistrados y magistradas, que se veían en la situación injusta de tener que enviar a un hombre a la cárcel tras una discusión marital. También la Fiscalía afirmó que dicha Ley implicaba la violación del art. 14 de nuestra Constitución.

La Ley es comentada, entre compañeros letrados que llevamos temas de familia, como una absoluta violación del derecho a la igualdad y a la presunción de inocencia, pero pese a todo, y pasado el tiempo, sigue apisonando y cortando cabezas a familias enteras en un proceso de divorcio.

Por Javier BELTRÁN DOMENECH.

www.javierbeltranabogados.com

Javier Beltrán-Domenech
¡Gracias por leernos! En 2020 cumplimos 25 años. Tras miles de asuntos judiciales a nuestras espaldas, sabemos que es imprescindible tener a su lado un buen abogado que le guíe por el complejo mundo judicial.

Deje su comentario

Your email address will not be published.

Compártalo en...

...o copie el enlace y péguelo donde quiera.

Copiar
CONTACT US
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars,
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
Thank You. We will contact you as soon as possible.
SOLICITE CITA PREVIA ONLINE
...o a través del teléfono 966 17 12 94
Enviando el formulario acepta nuestra LOPD.