Quiero sentarme con mi cliente

Quiero sentarme con mi cliente

Quiero sentarme con mi cliente pero comienzo, como hace el buen narrador, con una pausa escrita.

Quiero sentarme con mi cliente

El dress code o “código de vestir” que requiere cada lugar y momento es de una importancia superlativa. En algunos-cuantos años, los abogados hemos pasado de vestir “traje, corbata, zapatos negros y camisa blanca” en las audiencias judiciales, por rigurosa imposición, a simplemente usar una toga negra que nos recubre. Dígale aquello Ud. a una mujer abogada en 2018 y no a una de 1986. Era inviable. Ellas, por la corbata, y ellos, por lo mismo, se cargaron pronto el dress code judicial y nuestros Colegios de Abogados, posteriormente, nos recalcaron que los letrados sólo “adecuarán su indumentaria a la dignidad y prestigio de la toga que visten y al respeto a la Justicia”. Vamos, que sin corbata pero con toga negra.

Y togas, y nos remontamos a la Roma de a. de JC., hay de todos los modelos pero de tres tamaños… Las sedes de cada Colegio en los Juzgados las compran a granel y facilitan su uso temporal para evitar al letrado llevar la suya de lado a lado. Pero también hay clases: están las que usan los jueces, que llevan puntillas blancas; las de los Letrados de la Administración de Justicia, antes Secretarios Judiciales (esos grandes desconocidos) con puñetas; las de los fiscales y las de los Magistrados. Luego, pero no detrás pues la toga vale lo mismo, están las de los abogados, de simple color negro sin más florituras.

Quiero sentarme con mi cliente

Y creo es correcto, y me parece perfecto vestir con dignidad y de riguroso negro para que la justicia visual y su rigor se imponga sobre los “justiciables” (vamos, los que de Uds me están leyendo si tienen algún asuntillo judicial). Pero más correcto sería que mi cliente, como también decía la ley en cuanto a que jueces, fiscales, secretarios, y abogados “se sentarán a la misma altura” en el Juzgado, pudiera SENTARSE A MI LADO para ser considerado parte de la misma altura que los demás…¿o acaso por ser juzgado o juzgar a su petición no es igual al salir del Juzgado? Sería una excepción la Ley del Jurado. Pero nada más.

Quiero sentarme con mi cliente
Quiero sentarme con mi cliente

Entiendo el efecto “disuasorio” de la toga, de las alturas, de los estrados y del “efecto juicio”. Entiendo que el justiciable, por y con respeto al Juez y a las partes, se ponga de pie, o declare en una mesa sentado en una vista civil, para hablar al micrófono. Comprendo que el justiciable presidiario declare con las esposas con la policía a su lado, pero quiero sentarme con mi cliente.

Y por ello no estoy pidiendo que se siente a la derecha, o la izquierda, del Juez… o lejos o cerca del Fiscal. Y no pido que se siente en una silla acolchada o en un banco de incómoda madera barnizada. Me refiero a poder estar con MI cliente en SU juicio (probablemente una de las experiencias más impactantes de su vida) no a cinco metros y en un banco, inclinado cabizbajo y con las manos apretadas; no digo a dos metros, en una pequeña sala, con la cabeza contra la pared y buscándome con su mirada. Digo en mi mesa, junto a mí, hombro con hombro y a menos de 30 cm. Poder comunicarme sin guiños o señas.

Quiero que sea como en las pelis de los juicios USA. Quiero sentarme con mi cliente sin causar ante el Juez revuelo, quiero consultarle notas y calmarle con una mía, quiero ponerle, un instante, una firme mano en el brazo para su desasosiego, callar su queja cuando no es su momento, quiero preguntarle si lo que el contrario está diciendo es cierto, y quiero que me comente lo que sobre los testigos está siendo o no cierto. Por su propia defensa, no lo quiero lejos, sentado, cabreado o divertido, callado, impasible, sufrido y penitente, buscándome con la mirada preso de pánico para poder hablar o por las barbaridades que el contrario está diciendo.

Dudo mucho que la justicia desmerezca o se rebaje por darle tal lance al cliente. Se mantiene la dignidad de la persona, la capacidad oral, la inmediación, la contradicción entre partes…Dudo que se le pierda el respeto.

Quiero sentarme con mi cliente.

Javier Beltrán-Domenech.

 

Javier Beltrán-Domenech
¡Gracias por leernos! En 2020 cumplimos 25 años. Tras miles de asuntos judiciales a nuestras espaldas, sabemos que es imprescindible tener a su lado un buen abogado que le guíe por el complejo mundo judicial.

Deje su comentario

Your email address will not be published.

Compártalo en...

...o copie el enlace y péguelo donde quiera.

Copiar
CONTACT US
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars,
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
Thank You. We will contact you as soon as possible.
SOLICITE CITA PREVIA ONLINE
...o a través del teléfono 966 17 12 94
Enviando el formulario acepta nuestra LOPD.