La suerte de la lotería

La suerte de la lotería

Lo se, no es diciembre, sino un caluroso final agosto con un sol de justicia.  Pero a la suerte de la Lotería le da igual. Cualquier día de la semana, cuando lees los encabezados de noticias en tu aparatito móvil o, si aún te gusta la costumbre, el papel de un periódico, frunces el ceño y tu cerebro filtra las divinas palabras que uno de los dos hemisferios filtra: “Premio de tropecientos millones de euros a un boleto aleatorio jugado en Alicante”.

La suerte de la Lotería

Por Celia Zamora.

Lo confieso. No llego a los 25 años y nunca he jugado ni de forma regular ni a medias con nadie cuando, exaltados por el alcohol de la sobremesa, aparece un vendedor de magia, sueños y suerte y llegan a comprarle hasta la corbata que lleva diciéndole que si les toca lo buscarán.

Siempre he considerado que la suerte de la Lotería era verdaderamente resistir la tentación de tirar el dinero y mi mente buscaba otros gastos, que no hacía, al que destinarlo. Incluso he aconsejado fervorosamente a mis amigos “ludópatas” que lo gastaran en otra cosa, que “la lotería nunca tocaba”. – ¿Tú conoces a alguien a quien le haya tocado, eh? Les decía…

Craso error. ¡Ay, mísera de mí! ¡Ay, infelice! La suerte de la Lotería sí toca.

Estaba equivocada, como imagino con muchas cosas que me sucederán y que irán cambiando mi psique y pensamiento. Lo he visto no en mi patrimonio, lamentablemente, sino en el de un justiciable, de cuyo nombre no puedo acordarme, que aparecía en nuestro Despacho con el “tremendo problema” de ser el ganador de un premio de 6 millones de euros que resultaba ser codiciado por tres bandidos que juran y perjuran que jugaban a medias con él.

Vaya…! Pues la lotería sí toca. Sí existe la suerte de la lotería, sí. Y el tipo no hizo nada ni le dio al Destino nada a cambio. Sólo gastó 2’5 pírricos euros en una apuesta que una máquina, además, hizo de forma aleatoria escupiéndole un trozo de papel muy finito que ya se ha comido un Banco. Doble suerte.

El justiciable, que ha sido denunciado por apropiación indebida, no hizo nada especial para merecerlo, pues su palmarés laboral no superaba las cuatro líneas. Desconozco si reza, come, duerme o ama más que una persona normal o cuáles son sus méritos en la vida para distanciarse, en un día, del resto de los mortales. Para elevarse…

Dejando de lado que sí, que voy a jugar, en España es un hecho que la gran mayoría de personas participa en la lotería con familiares, amigos o compañeros de trabajo. De hecho, se calcula que 3 de 4 jugadores comparten décimos o boletos. Puede parecer un acto que reafirma lazos sociales, que vincula la suerte por pura envidia (por ello la compra compulsiva cuando uno de la mesa compra un número y tú no lo ibas a hacer…) pero algunas veces, como la que nos ocupa, es un arma de doble filo. Eso si toca, claro…porque tocar, TOCA.

La suerte de la lotería.

La suerte de la lotería.

La suerte de la Lotería

Cuando se trata de un premio pequeño no suele generar grandes problemas, pero si el premio es de una cantidad importante, las cosas cambian y pueden aparecer amigos o conocidos que quieren compartir el premio contigo y que jurarán en arameo que estaban allí, o cerca, y que se “habló” de jugar cada uno a partes iguales. Este es el caso de nuestro justiciable, que ahora no duerme bien.

La experiencia, la lección aprendida, me dice qué tengo que hacer cuando “invierta” (ahora lo llamo así en vez de jugar) con alguien: dejarlo por escrito. Ya que el premio siempre va al que lo tiene físicamente (y a su sociedad de gananciales, cuidado…) no estará de más hacer una fotocopia y firmar cada parte, con firma original, que es de cada parte. ¿valdría una foto de todos con el boleto o décimo en la mano? Pues sería prueba, sí, pero mejor por escrito en el mismo boleto qué, dónde, cuándo, cómo y quién. No crean, sí hay espacio.

Yo no se Uds., pero yo voy a empezar a jugar y no una vez al año sino cada semana. Es más, pienso hacerlo de forma automática vía web hasta esperar un aviso en mi móvil, o en el correo electrónico, que me diga que puedo recorrer el mundo en hoteles de 5 estrellas hasta que decida dónde me pongo a trabajar… 😉

Celia Zamora.

www.javierbeltranabogados.com

Javier Beltrán-Domenech
jbeltran@javierbeltranabogados.com

¡Gracias por leernos! Tras 24 años de ejercicio y miles de asuntos judiciales a nuestras espaldas, sabemos que es imprescindible tener a su lado un buen abogado que le guíe por el complejo mundo judicial.

No hay comentarios

¡Publique usted un comentario!

CONTACT US
221, Mount Olimpus, Rheasilvia, Mars,
Solar System, Milky Way Galaxy
+1 (999) 999-99-99
PGlmcmFtZSBzcmM9Imh0dHBzOi8vd3d3Lmdvb2dsZS5jb20vbWFwcy9lbWJlZD9wYj0hMW0xOCExbTEyITFtMyExZDYwNDQuMjc1NjM3NDU2ODA1ITJkLTczLjk4MzQ2MzY4MzI1MjA0ITNkNDAuNzU4OTkzNDExNDc4NTMhMm0zITFmMCEyZjAhM2YwITNtMiExaTEwMjQhMmk3NjghNGYxMy4xITNtMyExbTIhMXMweDAlM0EweDU1MTk0ZWM1YTFhZTA3MmUhMnNUaW1lcytTcXVhcmUhNWUwITNtMiExc2VuITJzITR2MTM5MjkwMTMxODQ2MSIgd2lkdGg9IjEwMCUiIGhlaWdodD0iMTAwJSIgZnJhbWVib3JkZXI9IjAiIHN0eWxlPSJib3JkZXI6MCI+PC9pZnJhbWU+
Thank You. We will contact you as soon as possible.
SOLICITE CITA PREVIA ONLINE
...o a través del teléfono 966 17 12 94
Enviando el formulario acepta nuestra LOPD.